Es un Decreto que Se cumple

Si pedimos a Dios lo que necesitamos en base a lo que El promete, tenemos la fórmula segura para una recibir una respuesta positiva.

¿Por qué?  Si Dios lo está prometiendo es porque lo VA  A  hacer.

Dios ya conoce lo que el hombre necesita. Estas necesidades se ven reflejadas en las promesas.  Sabemos que PUEDE cumplir TODO lo que promete.

Las cosas más difíciles tienen el respaldo de promesas. Por ejemplo,

Necesidad: Padres distanciados de los hijos

Promesa:“Volveré el corazón de los padres a los hijos y los rebeldes a la paciencia de los justos”  Ver más

Necesidad: Salir de las deudas

Promesa: Prestarás a las naciones y no pedirás prestado. Ver Más

¿Quiere Dios ayudarte en tu necesidad? Sí, quiere.

“Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” ver

Todo lo que pidamos de acuerdo a las promesa, tenemos la seguridad que lo recibiremos de El.

El te va a mostrar lo que haces mal, te ayudará (con la ayuda del Espíritu Santo) a cambiar tus malos hábitos, y va a restaurar la paz, el amor, la prosperidad en tu vida.

Cosas para las que no hay promesas de Dios

Hay cosas que creemos que necesitamos pero que no tienen una promesa o palabra de Dios que las respalde.

Por ejemplo, no le pidas que tu competencia quiebre. Dios no lo va a hacer.  Dios puede bendecirte a ti y también a tu competidor en los negocios.

Otro ejemplo, No le pidas el marido de otra mujer porque El mismo dice en Su Palabra que lo que Dios unió no lo separe el hombre. Dios puede darte un súper marido. El sabe donde está, falta solo un detalle: Que se lo pidas!

Para hacerlo fácil: No se le pide que haga daño o destruya a nuestro prójimo. El no hace nada que vaya en contra de  su Palabra.  Dios le ama a él también y , aunque fuera una persona mala, le dará una oportunidad de cambio.

Permitamosle ser involucrarse en nuestra vida.  Dios no es un mal necesario. Es una necesidad para lograr alcanzar felicidad duradera.

Las promesas hay que reclamarlas.

Uno de los operadores de cable de mi ciudad tiene una promoción/sorteo mensual para todos los que pagan a tiempo: Juegos de video, cenas, descuentos, etc.. En una ocasión mi hermano se ganó unos juegos de video, pero NUNCA los recogió… NO LOS RECLAMO.

Lo mismo pasa con Dios, el ha lanzado la oferta (la promesa) para TODO el que lo pida. Si yo no reclamo la promesa, tengo que aguantar y sufrir. Esas promesas están allí, han estado allí por miles de años y han rescatado a tantas familias…

¿Y dónde están las promesas de Dios?

Están en La Biblia. Para eso existe este website para que aprendamos de las promesas de Dios, para reclamarlas y vivir una vida plena gozando de las cosas lindas que Dios tiene para nosotros, cosas que por nuestras propias fuerzas es muy difícil o a veces imposible lograr.

“Cosas que ojo no vio ni oido oyó ni han estado en corazón de hombre, son las que tiene preparadas para los que le aman.” ver